En verano el calor del pavimento puede llegar a superar hasta en diez grados la temperatura exterior y esto aumenta el riesgo de tener problemas con nuestros neumáticos en plena ruta.

Resultado de imagen para calor en el auto

Si tus llantas están a presión baja, la banda de rodadura, por tener más contacto, se calentará antes. Como consecuencia se desgastan más rápido, disminuyendo su vida útil hasta en un 15%.

También se genera un aumento en el gasto de combustible, en un 7%. Esto se debe a la adherencia del neumático a la pista, lo que genera un mayor uso de la potencia del automóvil. Para evitar esto, en caso de llevar carga, debemos subir la presión en uno a tres bares sobre lo normal, siempre en frío (no más de 4 a 5 Km de recorrido).

Pero este no es el único problema. En esta época del año corremos el riesgo de tener reventones o pinchazos debido a las altas temperaturas a las que están expuestos nuestros neumáticos, llegando incluso a tener alta degradación. Como recomendación, entonces, debemos revisar también la presión del neumático de repuesto para tenerlo listo a cualquier percance.

calor-afecta-llantas

 Enlistamos una serie de recomendaciones como resumen:

  1. Revisar la presión de tus neumáticos. Esto debe hacerse en fío.

  2. No olvidar revisar la presión de la llanta de repuesto que es la que te va a salvar de algún percance, y no quisiéramos que esta también sufra las consecuencias de una baja presión.

  3. No olvidar revisar el estado de los neumáticos. Si estos ya están con desgaste avanzado, es mejor reemplazarlos.

  4. El conducir con cuidado y de manera suave, también ayuda a no elevar la temperatura de las llantas por encima de lo normal. La velocidad aumenta la fricción y esto a subir la temperatura.

Por Andrés López